Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 mayo 2010

El Tevatrón halla una pista para entender la composición del Universo

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS)

El experimento ‘DZero’, que opera en el acelerador de partículas estadounidense Tevatrón en Fermilab, situado en Illinois, ha aportado una nueva pista sobre la composición del Universo, uno de los grandes misterios de la cosmología actual, y que podría suponer un primer paso para enteder por qué el Universo en su conjunto está mayoritariamente compuesto por materia y no por antimateria.

Así, lo ha explicado este jueves el científico del Instituto Catalán de Investigación y Estudios Avanzados (ICREA), además de investigador visitante de Fermilab, Aurelio Juste, que ha indicado que cuando el Universo se creó debió estar compuesto a partes iguales de materia y antimateria, pero que en la actualidad domina la materia.

“Todavía no somos capaces de explicar por qué hay más materia que antimateria, pero creemos que nuevos fenómenos en la Física, como partículas más pesadas aún por descubrir, podrían ser las responsables de la dominancia de la materia sobre la antimateria en el Universo”, ha agregado el experto.

En la Tierra, la antimateria puede ser producida en aceleradores de partículas como éste, en rayos cósmicos o incluso en reacciones nucleares. Por lo que se sabe, la dominancia de materia en el Universo podría explicarse a través de diferencias en el comportamiento de las partículas y las antipartículas.

‘VIOLACIÓN CP’

En este sentido, los científicos han observado estas divergencias de comportamiento, un concepto que se conoce comoViolación CP, que recoge la ‘Teoría Estándar‘, un modelo cuyas predicciones son demasiado pequeñas como para explicar por qué la materia domina el Universo.

Según ha detallado el experto, el ‘Modelo Estándar’ de la Física de Partículas describe las relaciones entre las interacciones fundamentales conocidas entre partículas elementales que componen toda la materia.

Concretamente, el experimento ha descubierto que en las colisiones de protones y antiprotones a altas energías, donde se producen pares de partículas denominadas ‘mesones B’ — que cambian su identidad entre materia y antimateria trillones de veces por segundo –, las partículas de antimateria se convierten en materia un 1 por ciento más a menudo que viceversa.

“Este 1 por ciento es mucho mayor que lo que predice la ‘Teoría Estándar’ de manera que el resultado puede ser la primera evidencia de nuevos fenómenos en la Física responsables de la composicion del Universo tal y como lo conocemos”, ha explicado.

En el resultado, publicado en ‘Physical Review D’, han colaborado cerca de 500 investigadores y, durante los próximos años, se analizarán un mayor número de estos fenómenos, que podrían ayudar a entender nuevos conceptos sobre la formación y composición del Universo y dar respuesta a algunas preguntas fundamentales.

Por ejemplo, la asimetría entre materia y antimateria es en gran medida la responsable de la existencia del hombre en la Tierra, dado que en un Universo perfectamente simétrico tal y como debió de ser en origen, con igual proporción de materia y antimateria — ambas se aniquilarían y las galaxias, y en particular la Tierra, no podrían existir.

Este resultado representa “buenas noticias” para el experimento del Gran Colisionador de Hadrones, LHCb, que podría estudiar en más detalle estos fenómenos.

Anuncios

Read Full Post »

La creación de la primera célula sintética, anunciada por el científico y empresario Craig Venter (uno de los padres del genoma humano), ha causado una perplejidad extendida. Los bioéticos saludan en general las posibilidades que abre la técnica, pero niegan que suponga la creación de “vida artificial”. El Vaticano se ha puesto “en guardia contra un salto a lo desconocido”. Muchas voces han mencionado los riesgos bioterroristas y de seguridad pública. El presidente Obama ha encargado un informe a sus propios asesores. Y casi todos los sectores -empezando por el propio Venter- piden regulaciones legales de una técnica poderosa e impredecibles.

El equipo de Venter anunció en la revista Science la creación de la primera “célula sintética”. Su genoma está copiado de un genoma natural, el de la bacteria Mycoplasma mycoides, pero ha sido sintetizado por métodos químicos de la primera a la última letra. (Noticia en Sciencie, pdf en inglés).

La célula sintética es idéntica a su modelo natural, y por tanto no es útil en sí misma, sino como prueba de principio: la técnica funciona, sirve para generar células vivas a partir de una mera secuencia genética guardada en un ordenador, y a partir de ahora podrá usarse para crear otros organismos con genomas más inventivos.

Los principales objetivos de Venter son energéticos, como diseñar bacterias que produzcan combustible a partir de la energía solar y el CO2 atmosférico. Pero su trabajo agita el fondo de mares filosóficos muy hondos. ¿Es un texto -una secuencia genética- lo que define la frontera entre la materia viva y la inerte? Mucha gente, empezando por Aristóteles, cree que esa frontera es el élan vital, un impulso interior e inmaterial que anima a todo organismo.

Pero, si el élan vital puede sintetizarse en un tubo de ensayo, ¿no habría que cambiarle el nombre, al menos? Y si es un texto, no es muy largo: el genoma de la célula sintética mide un millón de bases, o letras de ADN. La Biblia tiene tres millones de letras.

Reacción tibia

“El hombre procede de Dios, pero no es Dios”, ha dicho Domenico Mogavero, jurista de la Conferencia Episcopal italiana, en el diario La Stampa. También dijo: “Es la naturaleza humana la que da dignidad al genoma humano, y no al contrario”. Su colega el arzobispo Bruno Forte declaraba al mismo tiempo su “admiración” por una manifestación tan elevada de la inteligencia humana. La reacción de la Iglesia ha sido tibia.

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, encargó a la Comisión Presidencial para Asuntos de Bioética que analice las implicaciones de esta tecnología: tanto sus riesgos como sus beneficios potenciales sobre la medicina, el medio ambiente y la seguridad. La comisión deberá publicar en seis meses sus recomendaciones al Gobierno federal, en lo que puede conducir a la primera regulación legal de la creación de células sintéticas.

Arthur Caplan, de la Universidad de Pensilvania, que no sólo es uno de los bioéticos más respetados del mundo, sino también uno de los que mejor conoce estas investigaciones, opina que “el logro de Venter parece acabar con el argumento de que la vida requiere de una fuerza o poder especial. No dudó en clasificar el hallazgo como uno de los más importantes de la historia de la humanidad, y dijo que “echa por tierra una creencia fundamental acerca de la naturaleza de la vida”. Lo equiparó, en ese sentido, a los descubrimientos de Galileo, Corpérnico, Darwin o Einstein.

Caplan es uno de los bioéticos que llevan más de 10 años examinando las implicaciones de esta tecnología, junto a Mildred Cho, del centro de ética biomédica de la Universidad de Stanford, o a Daniel McGee, un teólogo del departamento de religión de la Universidad de Baylor.

Pero algunos colegas de Caplan, y también algunos científicos, han considerado exagerado el anuncio de Venter. Sus críticas se pueden resumir con una frase del biólogo molecular y premio Nobel David Baltimore: “Venter no ha creado vida, sólo la ha imitado”. El ingeniero biomédico James Collins, de la Universidad de Boston, coincidía con él en la revista Nature: “Los científicos no saben lo suficiente acerca de la biología como para crear vida”. Collins admite que el trabajo es un importante avance en la ingeniería de organismos, “pero no significa que fabriquemos nueva vida desde cero“.

El genoma sintético no es exactamente igual al de la bacteria natural. Los investigadores , por ejemplo, han eliminado 14 genes implicados en la patogenicidad del Mycoplasma mycoides, que es un agente infeccioso del ganado. Es una precaución por si el organismo sintético se escapa. También lleva unas marcas de agua que permiten distinguirlo de la versión natural.

‘Escribir genomas’

Pero nada de esto impide que la célula artificial sea indistinguible de un Mycoplasma mycoides por cualquier criterio (no genético), y por tanto las críticas de Baltimore y Collins son justas: Venter no ha creado “nueva vida desde cero”. Para eso tendríamos que saber escribir genomas, en lugar de copiar los que ya existen. Éste, en el fondo, se puede considerar el objetivo final de la genómica.

Y entrando ya de lleno en la sección de ciencia ficción, el trabajo de Venter sí permitiría transmitir especies entre planetas. La información genómica (aggactt…) se podría transmitir en forma de pulsos electromagnéticos, y usarse en el planeta receptor para fabricar el organismo vivo a la Venter. Sólo hay dos problemas: que conocemos a nadie en otro planeta, y que el precio del experimento -40 millones de dólares- resulta poco competitivo a escala galáctica.

Volviendo a la Tierra, la empresa de Venter, Synthetic Genomics, ha firmado un contrato con la petrolera Exxon para diseñar un alga (unicelular) que produzca combustible. Si el proyecto llega a término, Exxon habrá invertido 600 millones de dólares en él. Por el momento, ése es el precio del petróleo biológico.

Fuente: El País.

Read Full Post »

Científicos en EE UU anuncian la creación de la primera vida artificial

Craig Venter diseña una primera versión de célula y presagia un futuro Sillicon Valley del diseño de organismos vivos

JAVIER SAMPEDRO – Madrid – 20/05/2010

La bacteria que acaba de salir de los laboratorios de Craig Venter es casi pura química: su genoma ha sido sintetizado en el tubo de ensayo de la primera a la última letra. La primera “célula sintética” se llama Mycoplasma mycoides JCVI-syn1.0, para distinguirla del Mycoplasma mycoides a secas, que es la bacteria natural en quien se inspira. El uno punto cero lleva el sello Venter: denota que la célula es sólo una primera versión y connota, o presagia, un futuro Sillicon Valley del diseño de organismos vivos.

La reconstrucción de formas biológicas a partir de su mera información genética –a partir de una secuencia de letras de ADN escritas en un papel, o almacenadas en una memoria– ya se había experimentado con virus, entre ellos el virus de la polio y el de la gripe española de 1918. Pero los virus no son entidades biológicas autónomas. Para reproducirse usan la maquinaria de la célula a la que infectan. Aunque un virus puede tener sólo tres genes, esa maquinaria celular requiere cientos de ellos.

Es difícil predecir el alcance de una tecnología como esta. Entre los proyectos de Venter está diseñar un alga -unicelular, como la mayoría de las algas naturales- que fije el CO2 atmosférico y lo convierta en hidrocarburos, utilizando la energía de la luz solar para ello. Otros proyectos persiguen acelerar la producción de vacunas y mejorar los métodos de producción de ciertos ingredientes alimentarios, y de otros compuestos químicos complejos. También diseñar microorganismos que limpien las aguas contaminadas.

Pero estos fines empresariales tan bien definidos conviven, de forma paradójica, con cuestiones de profundidad. ¿Cuál es el genoma mínimo para sostener la vida? ¿Hay un conjunto de secuencias genéticas (un texto, literalmente) que define la frontera entre lo vivo y lo inerte? ¿Es esto una forma rampante de reduccionismo que pueda afectar a nuestra concepción de la vida humana?

“Este es un paso importante tanto científica como filosóficamente”, ha admitido hoy el propio Venter. “Ciertamente ha cambiado mis opiniones sobre la definición de vida y sobre cómo la vida funciona”. El trabajo también plantea otras cuestiones menos profundas, pero apenas menos relevantes, sobre seguridad pública, bioterrorismo y propiedad intelectual.

Read Full Post »

Voy a contar una anécdota curiosa sobre este tipo tan especial, un genio de la política del siglo XX y escritor magistral. (Como todos los grandes, claro, tiene sus cosas malas, pero su peso histórico es gigantesco).

Corría el año 1893 y en Inglaterra se vivía un puritanismo ético exacerbado. Es la época en la que la Liga por la Pureza Social tenía una influencia enorme en la sociedad londinense. Habían conseguido convencer a la clase política para cerrar los prostíbulos de la ciudad, consiguiendo que todas las prostitutas inundaran las calles de las zonas bajas de la ciudad. Con la excusa del terror que provocaba Jack el Destripador, vigilaban las calles tratando de hacer volver a sus casas a las “vendedoras de flores”, como se las conocía ahora. No contentos con ésto, ejercieron esa influencia en el juicio al que fue sometido, y por el que sería encarcelado, Oscar Wilde, por el hecho de ser homosexual, una de las peores perversiones posibles.  (Obviamente, había mucho más: Wilde había dibujado el verdadero rostro de esa moralidad podrida en su genial obra El retrato de Dorian Gray,describiendo un mundo que conocía de sobra. También acababa de escandalizar con su reciente y muy exitosa obra Salomé).

La cabecilla de todo este movimiento y líder de la Liga era la señora Laura Ormiston Chant, brillante oradora que hizo giras dando conferencias por Estados Unidos, donde tuvo un éxito rotundo. Pero, no contenta aún, trató de convencer a los parlamentarios y a la alcaldía de Londres para cerrar todas las salas de espectáculos del tipo music hall -que siempre estaban abarrotados- debido a las actuaciones “obscenas y vulgares” de las actrices. Es más, el público solía estar bastante animado debido al consumo de alcohol -hay que añadir que esta mujer también pretendía imponer la ley seca en Inglaterra, pero por ahí ya no pasaron los ingleses, como era de esperar-, pues abrían sus puertas desde las 18 horas hasta las 23 horas, sin interrupción de las actuaciones y con las barras a pleno rendimiento.

Después de que consiguieran cerrar algunos llevándolos a los tribunales, se atrevió con el más famoso, el Empire (tiene güasa el nombre), pero sólo consiguió que se construyera un tabique entre el escenario y las barras de cerveza y whisky.

Y aquí es donde aparece nuestro peculiar personaje. Se hizo el tabique un sábado y el domingo apareció un anuncio sobre la creación de  la Liga de Protección de la Diversión, convocando a una reunión fundacional en un hotel de Londres. El día de la reunión sólo se presentó el autor del anuncio y un joven cadete de la academia militar de Standhurst, que había gastado toda su asignación en llegar a la capital británica y que había dedicado grandes energías a la composición de un discurso en defensa de las libertades constitucionales. Obviamente, este chaval de diecinueve años era Winston Churchill.

Fiel al estilo que le caracterizaría en el futuro, no se desanimó, y organizó con algunos compañeros la toma del Empire. El sábado siguiente al levantamiento del tabique, se presentaron con entre doscientos y trescientos “señoritos” y derribaron el muro con sus bastones ante el clamor del público. Acto seguido, desfilaron por Leicester Square mostrando sus fragmentos a los transeúntes. Aquí, oportunista como siempre, Churchill pronunció un discurso ante la multitud congregada: “Habéis visto cómo hemos echado abajo hoy estas barricadas; veréis cómo derribamos a sus responsables en las próximas elecciones”. Era el primer paso de su peculiar carrera política, que le llevaría a ser el primer parlamentario en la historia de Inglaterra en ser elegido estando tanto en el partido laborista como en el conservador.

La señora Ormiston estaba enfurecida, pues el Empire siguió funcionando como siempre. Se dice que le dijo a Churchill en público: “Si yo fuera su esposa, le pondría veneno en el café”; a lo que respondió éste: “Y, si yo fuera su marido, me lo bebería”. Acababa de encontrar la horma de su zapato, la pobre señora, que pasaría al olvido.

El que sería inolvidable sería Churchill, pues en breve sería conocido en todo el Imperio (ahora sí) por las geniales narraciones que haría de su fuga de la prisión en la guerra de los Bóers, su participación en la guerra del Nilo, (donde participaría en la última carga de la caballería inglesa), etc. No es necesario hablar de lo que ocurriría después, pues ya es historia conocida.

Lo dicho, un personaje inigualable.

Read Full Post »

Ultraortodoxos

Por: Enric González

Ultraortodoxos Los “haredim”, judíos ultraortodoxos que, en su gran mayoría, ni se integran en el mercado laboral (dedican su vida al estudio de las escrituras sagradas), ni cumplen el servicio militar, ni creen en los objetivos fundamentalmente laicos del Estado sionista, están convirtiéndose en el gran tema de debate en Israel.

Un popular periodista radiofónico, Gabi Gazit, afirmó hace unos días en antena que los “haredim” eran “gusanos”, “sanguijuelas” y “parásitos de la peor especie”. Poco después habló el alcalde de Tel Aviv, Ron Huldai, quien calificó a los ultraortodoxos de “gente ignorante que se reproduce a un ritmo alarmante y agota nuestra fuerza económica y social”.

Hoy es Tzipi Livni, líder del partido centrista Kadima y jefa de la oposición, quien desde la portada de Haaretz propone al Likud de Netanyahu un acuerdo para negociar la paz con los palestinos y hacer frente a los sectores ultraortodoxos. Livni describe cómo está cambiando Israel por la creciente influencia “haredim”: “Israel en 2010 es un país en el que las mujeres viajan en la parte trasera del autobús, en el que los huesos resecos son más importantes que el salvar vidas [en referencia a la campaña ultraortodoxa contra la construcción de un quirófano sobre un antiguo cementerio], en el que la conversión es una misión imposible [son los “haredim” quienes establecen el mecanismo para convertirse al judaísmo], en el que la visión sionista se ha hecho borrosa y en el que la definición del Estado judío ha sido cedida a un monopolio de políticos ultraortodoxos”.

El diario conservador The Jerusalem Post aborda también la cuestión, desde el punto de vista educativo. Las escuelas ultraortodoxas, financiadas por el Estado (como los propios ultraortodoxos) son ya casi mayoría. El lunes, un profesor “haredim” se prestó a una entrevista televisiva en la que no se le veía el rostro. Algunas de sus declaraciones: “¿Matemáticas? No hacen falta a partir de cuatro grado, no son necesarias. ¿La educación cívica? ¿Qué enseña? ¿A pagar multas de aparcamiento?”. Acerca de la enseñanza de materias como el inglés o las ciencias, una frase definitiva: “Las materias seculares enseñan a la gente a pecar”.

El Post evoca un estudio del Centro Taub publicado en abril, sobre la evolución de la enseñanza “haredim”. En 1960, el 60% de los alumnos acudían a escuelas públicas y el 15% a escuelas ultraortodoxas o árabes. En 1980, los alumnos que aprendían en centros ultraortodoxos o árabes eran ya el 26%. Si la tendencia continúa, según el estudio, en 2040 sólo el 14% de los niños aprenderán en la escuela pública laica.

Otro dato: entre los “haredim”, el desempleo subsidiado asciende al 65%; entre los árabes israelíes, al 27%.

Y una frase de Dudi Zilbershlag, periodista y editor “haredim”. “Los ultraortodoxos son quienes están construyendo este país”.

Read Full Post »

Genial el baile de aviones esquivando la tormenta que llega a Memphis:

Read Full Post »

Precioso vídeo (timelapse) realizado en Canarias, qué cielo:

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: